ECR

Esclavas de Cristo Rey

La llamada de Cristo es para los fuertes, rebeldes a la mediocridad, a la vida cómoda y sin sentido. A veces nos faltan ideales altos que nadie nos pueda arrebatar y vivencia evangélica profunda. se trata de lo que nos propone Cristo:

  • Perder para ganar
  • Morir para vivir
  • Sufrir para gozar
  • Renunciar a “tener” para “ser”
  • Pasar de espectadores a actores

Comprometerse es no dar abasto con las exigencia del amor. Mientras haya hombres y mujeres que vivan así el Evangelio, todos los demás tendremos esperanza. Vivir una vocación llena toda una vida. Si tu vida no tiene sentido, búscalo, piensa, preocúpate, reza: “el que no tome su cruz y me siga no es digno de MÍ”.

El mundo necesita hoy jóvenes más templadas y valientes que las demás, que lleguen más lejos, que suban más arriba, que actúen con más audacia.